Blog

Buscar

5 principios de la vida de Jesús que debes seguir para hacer discípulos en todas las naciones.



Tu corazón ardía con más fuerza, tus ojos se llenaron de lágrimas y, de repente, parecía que todo lo que te rodeaba era una confirmación de que debes ir a esa gente o nación a predicar el evangelio. A medida que das los primeros pasos hacia el llamado de acudir a los pueblos no alcanzados, comienzan a surgir las primeras dudas. ¿A donde debería ir? ¿Qué se necesita para ir? ¿Cómo, cuándo y por qué debería ir?


Casi todas las respuestas a estas preguntas están en la Biblia, y hoy vamos a hablar sobre el último mandamiento que Jesús dejó antes de ascender al cielo: ¡Ve!


De todos los textos bíblicos que llamamos “La Gran Comisión”, quizás el versículo de Juan 20:21 sea el más diferente y profundo.


En ese momento, Jesús acababa de resucitar de entre los muertos. Los discípulos estaban escondidos, encerrados en una casa, temerosos de los demás judíos, cuando Jesús apareció entre ellos, mostrándoles las heridas de la crucifixión y asegurándoles que la muerte había sido vencida. Entonces Jesús comisionó a sus discípulos, diciendo: “¡La paz sea con ustedes! Como el Padre me envió a mí, yo los envío a ustedes".


Esta es la Gran Comisión del evangelio de Juan, donde Jesús envía a sus discípulos al mundo. Pero no da detalles. En este texto no tenemos instrucciones sobre cómo se debe hacer esto, ni guía, ni un tutorial paso a paso. El único parámetro que tenemos es que debemos ser enviados de la misma manera que El mismo fue enviado por el Padre.


Detente un momento. Lea el versículo 21 nuevamente y comprenda el significado de las palabras de Jesús.


Dice que nosotros, su Iglesia, somos enviados al mundo de la misma manera, con las mismas características y con la misma misión que él tenía cuando fue enviado a nosotros.



¿Cómo fue enviado Jesús?


La respuesta a esa pregunta es también la respuesta a cómo tenemos que ser enviados al mundo. Esto nos ayuda a definir qué debemos hacer, cómo hacerlo, por qué debemos hacerlo y qué no debemos hacer. Nuestra misión necesita ser definida por Cristo. Necesitamos mirarlo para saber cómo obedecerlo. Necesitamos mirar el mundo, la vida y nuestra misión con una mente “centrada en Cristo”, lo que significa Cristo en el centro.


El principio de humildad


Vea lo que Pablo dice en Filipenses 2, versículos 7 y 8: “antes bien, se aniquiló a sí mismo tomando la misma naturaleza de siervo, siendo hecho a semejanza de hombre. Y habiéndose encontrado en apariencia de hombre, se humilló a sí mismo haciéndose obediente hasta la muerte, incluso la muerte de cruz!"


Cuando Jesús fue enviado por el Padre, tuvo que vaciarse y humillarse. Él tomó esa decisión de obedecer al Padre, y esa es la decisión que todo trabajador transcultural debe tomar para obedecer su llamado. Ya sea para un viaje de corta duración o un viaje de larga duración, debes renunciar a tu propia cultura.


También debes estar dispuesto a aceptar una cultura completamente diferente, con un estilo de vida totalmente ajeno a ti, y aprender todo desde cero. Cuando vamos a una nueva cultura, tenemos que seguir el mismo camino que Jesús vino al mundo cuando era niño. Puede llevar mucho tiempo aprender, asimilar y "encarnar" en la cultura, las relaciones, la forma de pensar, vestirse, comunicarse.


Jesús hizo esto y el apóstol Pablo también lo hizo, como vemos en 1 Corintios 9:22: “A los débiles me volví débil, para vencer a los débiles. Me he convertido en todo para todos para que por todos los medios posibles pueda salvar a algunos."


Este es el principio de vaciarse, renunciar a su cultura y aclimatarse a una nueva cultura. De esta forma, el mensaje que llevamos se vuelve claro, coherente y aceptable.


El principio de la misión sacerdotal


En el Antiguo Testamento, el papel del sacerdote era interceder por la gente, llevando sus sacrificios y peticiones a Dios. Jesús también hizo eso, intercediendo por Dios por las personas y llamándolas.


Jesús se encarnó y vino al mundo, pero no comenzó su ministerio de inmediato. Antes de comenzar a predicar el Reino de Dios, fue bautizado por Juan el Bautista y luego se fue al desierto a ayunar y orar. Así es como comenzó su ministerio y, a lo largo de su ministerio, vemos a Jesús invirtiendo tiempo en la oración.


Al ser enviados a una nación, también tenemos este "papel sacerdotal" al interceder por las personas, orar y clamar por la salvación de aquellos que sufren sin Cristo. No podemos simplemente entrar y empezar a predicar. Antes de hablar de Jesús con alguien, debes hablar de ese alguien con Jesús. Ore por las personas que quiere evangelizar, conozca sus necesidades y preséntelas ante Dios.


El principio de la sumisión al Espíritu Santo


Jesús no vino con un horario establecido de lo que debería hacer aquí en la tierra. Por supuesto que sabía lo que venía a hacer, pero siempre sometía su "agenda" al Espíritu Santo.


Todo el tiempo Jesús estuvo sumiso al Espíritu Santo. No dejó que las exigencias rutinarias se apoderaran de su misión. A menudo, incluso sabía lo que estaba pasando por la cabeza de las personas sin que abrieran la boca. Aunque era el Dios del universo, el Rey de reyes, estaba allí, encarnado y totalmente dependiente del Espíritu Santo.


Vemos a los apóstoles siguiendo este principio de sumisión al Espíritu Santo, como Pedro cuando enfrentó el pecado de Ananías y Safira (Hechos 5), y la iglesia en Antioquía, cuando ayunaron, oraron y recibieron la revelación de que debían enviar a Pablo y Bernabé (Hechos 13).


Es importante enfocarse en la sumisión al Espíritu Santo y no en su carne, razón o intelecto. En cambio, preste atención a lo que el Espíritu Santo está ordenando y confíe en que Él hará el trabajo.


El principio de la misión profética


Mientras que la función del sacerdote era hablar de la gente a Dios, la función del profeta en el Antiguo Testamento era hablar de Dios a la gente. Jesús, en su misión profética, predicó el evangelio y llamó a la gente al arrepentimiento, y es este mismo mensaje el que debemos predicar.


¡Para hacer eso es necesario abrir la boca y hablar! No es necesario tener un don especial para esto, ni tomar un curso de oratoria, ni ser un “predicador” profesional. Profetizamos cuando compartimos nuestro testimonio, contando lo que Dios ha hecho en nuestras vidas.


Profetizar también significa hablar de la vida de Jesús, quién es y qué hizo. Incluso si atrae persecución o es vergonzoso para algunas personas, esta verdad debe ser proclamada. Jesús hizo esto, habló sobre quién era y qué vino a hacer. Pero recuerde que primero se encarnó, oró, ayunó, se sometió al Espíritu Santo y, en la plenitud del tiempo, comenzó a predicar el evangelio. ¿Cuál es la plenitud de tu tiempo?


La misión profética es hablar y también vivir el evangelio. Si hablamos pero no vivimos, nuestras palabras se vuelven vacías. Jesús predicaba, pero también amaba a la gente. Lo demostró con sus ojos, sus acciones, su atención a las personas. No señaló directamente el pecado de la gente, pero mostró amor, y a través de su amor fueron transformados.


El principio del discipulado


Jesús predicó su mensaje y los que lo escucharon y respondieron se acercaron a él. Jesús caminó con ellos, invirtió tiempo con ellos y los hizo sus discípulos. Más tarde, como vemos en Mateo 28, Jesús envía a sus discípulos a hacer nuevos discípulos a todos los pueblos, enseñándoles a obedecer todo lo que se les ha enseñado.


Muchas personas confunden este mandamiento y terminan enseñando lo que Jesús enseñó, pero la misión aquí es enseñar a las personas a obedecer lo que Jesús enseñó. El verdadero discipulado consiste en caminar juntos y mostrar lo que significa ser un discípulo de Jesús, no solo enseñar conceptos teológicos.


Si desea que lo envíen a los pueblos no alcanzados, debe estar dispuesto a caminar con las personas, llevarlas a su casa, comer con ellas, mostrarles cómo se relaciona con los demás, cómo enfrenta los problemas, cómo reacciona ante las. situaciones más variadas de la vida.


El discipulado requiere tiempo, paciencia y dinero. De hecho, requiere tu vida. Pero este es el mejor legado que puede dejar en todo su ministerio. ¿Qué habría sido de Pablo si Bernabé no hubiera caminado con él?



¿Ha puesto en práctica estos principios?


Para ser enviados a los pueblos no alcanzados, debemos mirar la vida de Jesús, el primero que fue enviado. Estos principios nos ayudan a mirar a Jesús y alinear nuestra misión con la suya.


¿Cuál de estos principios ha estado practicando?

¿Cuáles necesitas dedicar tiempo a poner en práctica?


La cosecha está lista y los trabajadores son pocos. Si te llaman para la siega, ¡no te vayas de tu ciudad sin estar revestido del Espíritu Santo!

0 vistas